martes, 3 de abril de 2018

VISIÓN INTEGRAL CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA

Les comparto una tentativa de comprensión global y multidimensional acerca de los performances y discursos que expresaron ayer los candidatos en el debate presidencial organizado en alianza entre Semana y Teleantioquia.  Para realizarlo, tuve en cuenta  las visión integral que ofrece Jean Gebser en su libro Origen y Presente (2011).

PETRO (Integrador), FAJARDO. (Posmoderno). LLERAS.  (Moderno). DUQUE. (Mítico).

PETRO (Integrador), incluyente, social, multicultural, ecológico, defensor de lo público y de los derechos humanos y convencido de tener a su alcance alternativas para afrontar las crisis locales y nacionales. Sus propuestas aportan hacia la transición humana,  hacia una paz efectiva en los territorios, buscando la equidad, la justicia, la educación, las energías limpias, la participación efectiva de los ciudadanos y la conciencia global.

FAJARDO. (Posmoderno). Es el profesor universitario por excelencia; le pasa como aquellas personas (deconstructivas) que quieren limpiar la huerta (el tema de la corrupción) pero sin saber con certeza lo que posteriormente van a sembrar.  Su labilidad, deja el sabor de un candidato tibio que puede coquetear a su conveniencia tanto con los liberales, como los conservadores, cautivo más por los segundos.

LLERAS.  (Moderno). Candidato egocéntrico, autorreferencial  y moderno. Su discurso es frentero, sus ideas son plenamente modernas (reduccionistas) que se expresan en el progreso material, el libre mercado, la judicialización de los problemas, fortalecimiento de la autoridad y de un esquema de gobierno reaccionario y policiaco. Su meta es hacer crecer y progresar el país a toda costa a expensas de lo que haya que hacer.

 DUQUE. (Mítico). Es la cara amable y populista que muestra con mucha habilidad lo que la mayoría quiere escuchar, pero que en su hábil retórica miente y engaña al país; maneja las emocionalidades básicas de las personas, para formar batallones fortalecidos. La impronta moral de la gente que lo acompaña, está implicada en muchos delitos de lesa humanidad, genocidios, xenofobia, militarismo, monopolios cruentos y es la expresión de la mano más vertical y dura; defensor a ultranza de las seguridad, la familia, la norma y las convenciones; dios (en su versión mesiánica y autoritaria), orden y fe en las tecnologías.

-->
-->

Leer más...

miércoles, 30 de agosto de 2017

Inteligencia Espiritual.

Ahora que está despertando con mucha intensidad el interés por la espiritualidad (el amor en acción, el buen vivir, activismos sagrados, círculos de transformación, estilos de vida más conectados con el presente, el cuidado de los otros y la naturaleza), es necesario precisar la apropiación engañosa (fake) que hizo (y sigue haciendo) la nueva era, que laminó el potencial transformador del trabajo con el mundo interior. Estos autores, en su mayoría posmodernos, pensaban en los milagros y en la magia de transformaciones que sucedían de maneras instantáneas. Que solo orando, siendo consciente y pensando positivo se iban a transformar las realidades. Confundieron los estados con las estructuras.


Autorretrato realizado por Cristina Sajor (estudiante de educación infantil UPN)

Lo que pienso es que una cosa es la religión, un sistema de creencias, rituales, símbolos y dogmas… que tienen la función de ofrecer una suerte de solaz y consuelo a las personas que buscan religarse con el mundo fragmentado en el que viven y que permite encontrar un sentido a la vida y otra es la espiritualidad, el amor y la presencia, el toque y perfume de la gracia divina que transforma nuestra vida y nos hace mejores seres humanos, más libres y creativos. Este impulso por trascender que surge de lo profundo de sí mismo, es algo natural, pero requiere coraje y resolución, atención, silencio, desapego y profundo autoconocimiento. La imagen del espíritu que más nos podría ayudar no será ya un sistema de creencias, sino una forma de vida, una entrega de amor en cada instante, estemos donde estemos, dando y recibiendo amor, alimentando al mundo, practicando el estar en el mundo como algo sagrado, como un fuego infinito que nos abraza a todos.

Un primer momento para la humanidad fue el solaz que produjo la creencia, el mito para tener una seguridad en el mundo. Pero en este momento requerimos de prácticas y activismos sagrados (Harvey) que activen todos los potenciales para la transformación del mundo. Inteligencia, pasión, corazón, paz interior, imaginación, encuentros, círculos y muchas experiencias de activismo ciudadano que transformen las condiciones en que estamos.

Hoy en día necesitamos actualizar la inteligencia espiritual que no ha salido de las cavernas  y sigue atada al miedo, al dolor, la culpa, la magia y la evasión. Necesitamos cultivar una relación más madura y práctica con la inteligencia espiritual, ya que es parte constitutiva como seres humanos y puede llevarnos a actuar de maneras más inclusivas, creativas, amorosas y compasivas y despertar todos nuestros potenciales más elevados. Necesitamos para abordar nuestros problemas actuales, imaginación, consciencia, pensamientos, prácticas, redes y  organizaciones que movilicen la espiritualidad (belleza y la bondad) en la vida cotidiana.


Leer más...

martes, 22 de agosto de 2017

Manifiesto Educación Integral


Los educadores del siglo XXI, han empezado a atisbar en sus caminos un espacio en el que todo está conectado y evolucionando,… donde el mejor presente para el otro es el juego, la creatividad y el amor. Este tipo de maestros, empiezan a hacer de los espacios cotidianos lugares para compartir, crear, experimentar y encarnar la imaginación más apasionada, el pensamiento más vibrante y el ejercicio ciudadano más altruista. 
A través de su autoexploración, han empezado a brindar más que informaciones interesantes, más allá de críticas deconstructivas y de visiones alternativas, la gestación de experiencias y prácticas asociadas al cuerpo, las emociones, la sombra y el espíritu que catalizan el buen vivir y animan al ser humano a la transformación y a la autotrascendencia. Si el cuerpo es nuestro primer territorio, el encuentro pedagógico es la alquimia de las presencias. Allí donde hay amistad, conversación, apertura a escuchar, siempre habrá un halo de frescura, improvisación y sensualidad. Además de cultivar las emociones positivas, los maestros son cómplices del encuentro creativo, investigadores del territorio y de sí mismos y tienen la magia de sostener una energía colectiva al servicio de la autocreación de nuestra propia vida.

Leer más...